Pathfinder 1ª ed. – Surgida de las arenas

El faraón Sekh-pa-Mefer III gobernó Osirion durante su Primera ERa, hace unos 7.500 años. Llamado el Faraón de las Esfinges, Sekh-pa-Mefer fue conocido por tener amistad con las esfinges del desierto osiriano, y por acoger a muchas de estas enigmáticas criaturas en su corte. Durante su reinado, afirmó que las esfinges habían compartido con él el secreto de la vida eterna, y prometió que volvería tras su muerte como un dios para guiar a Osirion hacia una edad dorada de sabiduría y prosperidad. Después de su muerte, Sekh-pa-Mefer fue momificado y sepultado en una pirámide de las Dunas Resecas. Pero el Faraón de las Esfinges nunca cumplió su promesa de reaparecer, y a lo largo d elos milenios su sepulcro quedó enterrado bajo las siempre cambiantes arenas del desierto osiriano.

Sin embargo, la vida eterna llegó hasta Sekh-pa-Mefer, pero no de la forma que él esperaba. Al serle extraído el cerebro durante la momificación, el faraón perdió la eterna sabiduría de las esfinges y se alzó de la muerte, no como un dios, sino como una momia, con el intelecto reemplazado por un poder eterno, una ira infinita, y una sed de venganza contra los vivos. Y lo que es peor: Sekh-pa-Mefer descubrió que estaba vinculado a su pirámide hasta que pudiera matar a la primera persona viva que saquease su tumba.

El faraón ha esperado, furioso pero en silencio, durante siglos, y su ira se ha ido extendiendo poco a poco por toda su tumba animando como guardianes muertos vivientes a quienes fueron enterrados como él. Ahora, con el resurgimiento de su pirámide de las arenas del desierto, la momia de Sekh-pa-Mefer aguarda a que su tumba sea redescubierta para que el Faraón de las Esfinges pueda alzarse de nuevo.

This product is priced at $0.00

CHECK IT OUT

This is an affiliate post